Arquitectura como herramienta de reposicionamiento de un hotel

thumb_IMG_6122_1024.jpg

Hotel Ohla, Barcelona. Arquitecto Daniel Isern 

Este post nasce inicialmente de una motivación personal de integrar la arquitectura y la hotelería en un proyecto único. El reconocimiento del espacio arquitectónico, es esencial para el dibujo de una operativa eficiente y un modelo de negocio enfocado a la experiencia y a la satisfacción del cliente. Entender la influencia de la arquitectura en la definición del producto hotelero, en toda su operativa e incluso en el mensaje de su comercialización. Es a partir de esta premisa que se reconoce la importancia que han tenido en los últimos años las reformas hoteleras en Barcelona y a nivel mundial, en la hora de lanzar un nuevo producto hotelero. En una época de tanta competitividad en la hotelería, el reposicionamento de una marca o un producto hotelero a través de una nueva identidad o mejora en su producto, a partir de una reforma arquitectónica puede ser una estrategia de venta.

Los elementos arquitectónicos se pueden transformar en una ventaja competitiva para el hotel es uno de los principios para el desarrollo de este post, reconociendo el peso de los espacios comunes y sociales dentro del hotel en los últimos años. Estes espacios en los últimos años han ganado nuevas dimensiones atrayendo el turismo leisure, que ha crecido de forma significativa tanto en Barcelona como a nivel mundial.

La arquitectura puede influenciar en la definición del producto hotelero y en toda la operative. La arquitectura es una idea construida, es la habitabilidad, la seguridad, la accesibilidad, la sostenibilidad, son las vivencias que se generan en un espacio. Como decía Lao Tse, hace mas de 2700 años “Arquitectura no son cuatro paredes y un tejado, arquitectura es el ordenamiento de los espacios y el espíritu que se genera dentro.” (Lao Tse, citado por Sobrini, 2013). La arquitectura debe tener en cuenta la función del proprio edificio y sus usuarios, lo que nos remite a una idea de Funcionalismo, inicio del siglo XX con la arquitectura moderna, donde el arquitecto proyecta basado en la finalidad del edificio. Esto es el diseño del edificio, su distribución del espacio debe ser orientado por la función del edificio, aunque hoy en día, en nuestra sociedad de cambios constantes, la adaptabilidad es una de las características esenciales para que la arquitectura se sostenga en el tiempo.

Para el diseño del hotel o de un producto hotelero, se deberá tener en cuenta toda una serie de variables que determinarán de algún modo el resultado final y toda la operativa. Desde la categoría del producto, o tipología, incluso el tipo de construcción, el cliente potencial, la localización. También los estándares de la cadena o del hotel singular, y la inversión prevista son factores que desde su concepción arquitectónica determinarán el concepto del producto. El proyecto de arquitectura es donde se da forma al nuevo producto hotelero y donde analiza todos los factores que intervienen. Es esencial entender la operativa del producto para buscar la mejor solución para cada espacio y para el correcto funcionamiento posterior del servicio hotelero. El hotel es un conjunto de espacios destinados a la realización de diferentes actividades de estancia temporal, el diseño y la organización de todas las áreas repercutirán en el día a día del personal y de los clientes. Además la arquitectura tiene el poder de ensalzar la experiencia del usuario por lo que es una de las ventajas competitivas a utilizar por un hotel.

[…] En este sentido son cada día más los prestigiosos estudios de nuestro país que investigan y desarrollan ideas en torno a la Arquitectura Hotelera: definen las áreas públicas, privadas y de servicios de los hoteles atendiendo a su tipología; su relación con el entorno, teniendo en cuenta su emplazamiento; proyectan sus espacios considerando el equipamiento y mobiliario exterior e interior así como el equipamiento hotelero; y hacen, de la Arquitectura Hotelera, algo dinámico, espacial y susceptible de los cambios que puedan exigir nuevos servicios al cliente final. (2014, p.22)

Todos los espacios son pensados en función del concepto del producto hotelero y de sus clientes. Cada vez mas el hotel deja de ser apenas un alojamiento, para dormir o pasar la noche, pasando a ser un espacio que proporciona experiencias nuevas y únicas. Con este pretexto en los últimos años los grandes establecimientos hoteleros buscan distinguirse dando valor a su arquitectura exterior y interior. Enfocándose no solo en las habitaciones pero también en todas las áreas comunes del hotel, como menciona el arquitecto del hotel W de Barcelona Ricardo Bofill “Ahora la hospitalidad alcanza nuevas cotas de exigencia en la que los huéspedes reclaman gimnasios, spas, campos de golf, espacios y salones multifuncionales… todo ello enmarcado en un diseño exclusivo, original, innovador.” (Bofiil, 2011, p.22). También los conceptos de las habitaciones han cambiado, por ejemplo el baño, un espacio que tradicionalmente pasaba inadvertido actualmente se ha convertido en una pieza clave de la habitación, tanto a nivel de tamaño, como de diseño o decoración. Y esto se nota en algunas cadenas hoteleras donde las habitaciones de 40m2 pueden incorporar un baño que llegue a 15 o 20m2, o incluso el concepto de baño abierto, como refiere el arquitecto Mohammed Adib, del estudio de Interpón en Barcelona, especializado en arquitectura hotelera. Esto es, los espacios son concebidos para la pura experiencia del cliente.

thumb_IMG_0936_1024.jpg

Hotel W, Barcelona. Arquitecto Ricardo Bofill

La definición del producto hotelero en todo su conjunto es esencial para transmitir el mensaje que pretende en su comercialización. Desde la definición arquitectónica conceptual, combinando la arquitectura, el diseño de los servicios e incluso la gastronomía, como mencionado en el artículo de Arquitectura hotelera: Arquitectura de autor en la hospitalidad, “En el diseño del mueble, en el diseño del textil, en el diseño gráfico, en la decoración, en el diseño de los jardines hasta, por qué no decirlo, en el diseño de su gastronomía?”. (Bofill, 2011, p.22) Todo el diseño y arquitectura, debe estar en harmonía con el producto vendido o el servicio comercializado.

Aparte de las preocupaciones arquitectónicas que se plantean a la hora de proyectar un producto hotelero como la implantación en el entorno, los criterios conceptuales arquitectónicos existe también una patente visible cuando se proyecta un hotel, o un producto hotelero, es que su utilización final no es una persona en singular. Sino un publico amplio, definido pero que sus exigencias cambian constantemente. La arquitectura debe combinar la vertiente estética con la atención personalizada y el bienestar de sus huéspedes. El diseño arquitectónico va a influenciar directamente la opinión que el cliente tiene en su experiencia. Según Rodrigo Martínez, jefe de proyectos del área de operaciones Hoteleras de ITH (Instituto Tecnológico Hotelero) además de afectar la impresión del cliente, usuario de los espacios condiciona toda la operativa.

[…] para los hoteleros es muy importante reflexionar sobre el papel que el equipamiento y el diseño de espacios tiene no solo en la optimización de la gestión del hotel sino, también en la experiencia de los clientes, una necesidad imperiosa en una industria obligada a recortar costas sin disminuir la calidad de los servicios. (Martínez, 2014)

Las áreas de servicio de un hotel, que tienen menos visibilidad y por veces se les da menos preocupación son esenciales para un buen funcionamento de toda la operativa. También las zonas de circulación, los cruces entre personal y cliente deben ser detallados en función del uso del espacio. Por ejemplo la existencia de office de limpieza en cada piso, o distribuidos de forma uniforme por los pisos, son esenciales para un eficiente funcionamento del departamento de housekeeping y consecuentemente una operativa mas eficiente. En procedimientos donde el tiempo es esencial, la arquitectura es un factor influyente para la optimización de la operativa. Ya el arquitecto Rem Koolhas, en una entrevista incluida al final de la cinta Houselife sobre su proyecto de la casa de Bordeaux manifestaba sorpresa por los métodos de trabajos de la encargada de limpieza, al verla limpiar unos escalones o una ventana circular. Porque tener en cuenta esa realidad cotidiana a la hora de proyectar un edificio es esencial para su buen funcionamento. Principalmente cuando se habla de un hotel donde los “actores” son diversos y los tiempos de actuación crecen a varios ritmos y son esenciales para la operativa.

Todas las fotografias son de autoria própria. 
Bofill R. y Hoz R. (2011) – Arquitectura Hotelera: Arquitectura de Autor para la Hospitalidad. Promateriales 42. Madrid: Editorial Protiendas
Gremi D’Hotels de Barcelona (2014) – Informe: Situació sector hoteler de la ciutat de Barcelona. Barcelona : Gremi D’Hotels de Barcelona
MARTÍNEZ, Rodrigo (2014) – Como crear en hoteles experiencias únicas para los huéspedes. IFEMA [en línea] Recuperado el 27 Julio de 2015 de WWW: < URL: http://www.ifema.es/Institucional_01/noticias/INS_027528
SOBRINI, Paloma (2013, 25 Septiembre) – Arquitectura para las personas. El país. [en línea] Recuperado el 20 de Julio de 2013 de WWW: <URL: http://elpais.com/elpais/2 013/09/20/opinion/1379703388_054951.html
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s