LOS OJOS DE LA PIEL – Juhani Pallasma

juani

La visión y el tacto se unen en una verdadera experiencia vivenciada.

La arquitectura es un arte, pero un arte que vemos todos los días, un arte que vivenciamos. En cuanto existen objetos de arte que podemos elegir verlos o no, esto es, cualquier personal puede desconectar la radio, abandonar una sala de espectáculos una exposición pero nadie puede cerrar los ojos a las construcciones que constituyen el palco de la vida citadina, esto hace que la Arquitectura sea mas que un arte que se contempla.

Bruno Zevi critica como la Arquitectura es vista en las Histórias de Arte corrientes, los edificios son apreciados como si fueran pintura o escultura o sea exteriormente y superficialmente. Los ingenieros hablan de historia de arquitectura como historia de la construcción técnica, los arqueólogos nos remeten para la filología y los críticos de arte hablan de arquitectura como reflejo de las tendencias pictóricas de la época. Para el Juhani Pallasma solo cuando seamos capaces de adoptar los mismos criterios de evaluación para la arquitectura contemporánea y para la que ha sido edificada en los siglos anteriores será posible analizar la arquitectura en su esencia.

El carácter esencial de la arquitectura, que la distingue de otras actividades artísticas es el hecho de tener un vocabulario tridimensional que incluye el hombre. La arquitectura se basa en el vacío, en el espacio interior que el hombre habita y vivencia. La función, los datos constructivos, o sea la técnica, los datos volumétricos y decorativos, esto es plásticos y pictóricos son vocabularios que hacen parte de la arquitectura pero insuficientes para entender su valor y espacio.

Cuando se analiza los varios planos del Proyecto de la Basílica de San Pedro, en Roma de Michelangelo, cada una de esas interpretaciones exprime un elemento real del espacio pero cada una de ellas es insuficiente en si. Lo mismo se verifica con otras formas de representar, ninguna es suficiente para comprender la arquitectura, necesitamos de ser incluidos para que exista una experiencia espacial. El espacio no puede ser enteramente representado en ninguna forma, no se conoce el espacio a no ser por experiencia directa. La vivencia espacial es la única forma de entender o aprehender una obra de arquitectura.

A lo largo de la historia la arquitectura corresponde a exigencias de naturaleza diferentes, lo que obviamente genera diferentes concepciones espaciales. La mayoría de las historias de la arquitectura dan enfasis a presupuestos que son fundamentales para el entendimiento de una época en arquitectura pero no hacen el proyecto de arquitectura. Ni siempre han sido valorizadas las concepciones espaciales, muchas veces esta ha sido escrita según interpretaciones políticas, científicas, económico-sociales, materialistas entre otras.La interpretación política revela las causas que están en la base de las corrientes arquitectónicas, la interpretación científica se basa en las descubiertas geométricas, las interpretaciones socio económicas consideran que el espacio exprime la cultura y costumbres sociales, la técnica habla del modo de construir. Pero solo la interpretación espacial consigue interpretar la esencia de la arquitectura, el espacio.

Para la creación de una historia de la arquitectura moderna, es necesario profundizar los problemas espaciales actuales, para entender la realidad de la arquitectura. Los prejuicios culturales y arqueológicos sobre la arquitectura deben ser banidos. En cuanto la arquitectura no ultrapasar los vínculos filológicos y arqueológicos no pasara de historicidad y el publico continuara creyendo que Arquitectura son laos grandes monumentos. Para eso es necesario que los Arquitectos y críticos de arquitectura asuman responsabilidades sociales.

El espacio exprime, todos los factores que intervienen en la arquitectura, las tendencias sentimentales, morales, sociales e intelectuales. El espacio da una caracterización a la arquitectura, no es solo una cavidad vacía o un facto visual, es una realidad vivida.

[…] las personas viven la arquitectura a través de una experiencia real, fenomelógica, pero también condicionada por su bagaje cultural. Ello significa que si la arquitectura puede estabelecer afinidades con la memoria y los afectos de las personas que la van a habitar, aumentan las possibilidades de vida de esos espacios.[…][1] (Mateus, 2011, p.12).

 

 

 

 

 

[1] […] Aires Mateus, Manuel (2011) Croquis: Espacios vacios, arquitectura fenomelogica. Ed 3. Madrid: El Croquis.Arquitecto portugues autor de proyectos como el Faro de Santa Marta. Dinamizador de la Bienal de Venecia de Arquitectura (2012); Fundação EDP (2014), Museu de las artes (Laussane), Profesor en la escuela de Mendrisio.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s